Recent Posts

This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

24 abr. 2008

¿Dia de la Tierra?


Hoy he querido hacer un parentesis en lo que habitualmente publicamos en el blog de Kainos para concientizar entre todos este problema que nos afecta. El Lunes 22 de Abril se celebro en todo el mundo el dia de la tierra, y como reza la tradición habría que felicitarla, sin embargo, ¿no sería hipócrita felicitar y desearle feliz día a nuestro maltrecho planeta?No hay que estar muy bien informado para saber que el planeta Tierra está muy mal de salud. Contaminación, ese es el nombre del cáncer que carcome poco a poco y vilmente a nuestro planeta. Ambiental, sónica, atmosférica, etc, etc, etc, son diferentes nombres de las metástasis de este mal, que trae adjunto enfermedades tales como lluvia ácida, calentamiento global, efecto invernadero, entre muchos otros.Lo más curioso es que esta enfermedad se la hemos causado los seres humanos, y somos precisamente los seres humanos, los que más la sufriremos, porque la agonía de la tierra es también nuestra agonía, y su colapso significará el nuestro.De esto se viene hablando desde hace mucho tiempo, sin embargo ya se están sintiendo los estragos del terrible daño que le hemos hecho a nuestro planeta.
Cada día son más las voces que se alzan y claman un cambio. La revista Time, por segunda vez en su historia y en contra de esa norma según la cual El verde no vende en los kioscos, coloreó del color de la esperanza sus bordes. Por otra parte mis estimados. Recordemos que está en nuestras manos, y por eso acá les dejo este link con algunos consejos sobre lo que podemos hacer para salvar el único planeta que tenemos (clic aquí).

Repito, queda en nuestras manos, Dios les bendiga!!!!

21 abr. 2008

Evangelio según San Juan 14,21-26.

El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él". Judas -no el Iscariote- le dijo: "Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?". Jesús le respondió: "El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho. Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús

Comentario
“Si alguno me ama…, mi Padre lo amará, y haremos morada en él” La promesa que está ligada a la mesa eucarística hace que habitemos en Cristo y Cristo en nosotros. Porque está escrito: “Él mora en mi y yo en él” (Jn 6,56). Si Cristo mora en nosotros, ¿de qué podemos tener necesidad? ¿Qué es lo que nos podría faltar? Si moramos en Cristo, ¿qué más podemos desear? Él es al mismo tiempo nuestro huésped y nuestra morada. ¡Dichosos nosotros porque somos su habitación! ¡Qué gozo poder ser nosotros mismos morada de un tal huésped! ¿Qué bien podría faltar a los que así trata? ¿Qué es lo que podrían tener en común con el mal, los que resplandecen con una luz tal? ¿Qué mal podría resistir a tanto bien? Ninguna otra cosa puede morar en nosotros o venir a asaltarnos estando Cristo tan íntimamente unido a nosotros. Él nos rodea y penetra en lo más profundo de nosotros mismos; es nuestra protección, nuestro refugio; nos abraza y ciñe por todos lados. Es nuestra morada, y el huésped que llena toda su morada. Porque no recibimos sólo una parte de él sino a él mismo, no un rayo de luz, sino al mismo sol… hasta el punto de no formar con él más que un solo espíritu (1C 6,17)… Nuestra alma está unida a su alma, nuestro cuerpo a su cuerpo y nuestra sangre a su sangre… Tal como lo dice san Pablo: “Nuestro ser mortal es absorbido por la vida” (2C 5,4) y “Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí”